Esta web utiliza Cookies propiedades de terceros para ofrecer una mejor experiencia


Acepto Leer más

Como funcionamos

1.  Permanencia dentro del espacio

Cada niño podrá estar en la Escuela Infantil un máximo de 8 horas diarias y un mínimo de 3 horas . El horario de la escuela de octubre a mayo será de 9 a 17 horas y el de septiembre y junio de 9 a 13 horas.

Octubre a mayo:

NIÑOS 1 AÑO:

. Los niños que NO se quedan al COMEDOR de 11:45 a 12 horas.

. Aquellos que sí utilizan el SERVICIO DE COMEDOR y NO SE QUEDAN A DORMIR tendrán la posibilidad de salir de 13:15 a 13:45 horas.

. Los que se quedan a la SIESTA podéis recogerlos de 16:15 a 17 horas.

NIÑOS 2 AÑOS:

. Los que NO se quedan al COMEDOR de 11:45 a 12 horas.

. Aquellos que sí utilizan el SERVICIO DE COMEDOR y NO SE QUEDAN A DORMIR tendrán la posibilidad de salir de 13:15 a 13:45 horas.

. Los que se quedan a la SIESTA podéis recogerlos de 16:15 a 17 horas.
Septiembre y junio (NIVEL DE UNO Y DOS AÑOS):

. Los que NO se quedan al COMEDOR de 11:45 a 12 horas.

. Los que se QUEDAN al COMEDOR de 12:45 a 13 horas.

. NO hay servicio de SIESTA.

TIEMPO DE ACOGIDA/VINCULACIÓN

Es un periodo muy importante en que el niño/a crea vínculos afectivos con las educadoras y con otros iguales. Cómo se viven los primeros días, incide en los sentimientos que la escuela despierta a la criatura más adelante. Es por este motivo que se contempla con el acompañamiento de las familias durante el tiempo que el niño necesita para sentirse bien, y seguro, en la escuela.

Para nosotros, es un proceso de acogida y de acompañamiento emocional de los niños y de las familias que se incorporan por primera vez a la institución escolar. Este periodo dura el tiempo que cada niño necesita para sentirse seguro en el nuevo espacio y con la suficiente confianza con la nueva figura adulta de referencia, como para no necesitar la presencia de ningún familiar. Las educadores, junto con la familia, valorarán cuál es lo mejor momento para la separación/ausencia de la persona de referencia. Por todo esto es necesaria cierta flexibilidad horaria respetando en todo momento el proceso en el cual se encuentra el niño.

Es un proceso complejo y a menudo doloroso. Complejo para los niños y las familias, porque exige un alto grado de responsabilidad, dada la fragilidad de los implicados. Doloroso porque puede hacer sentir mucha inseguridad en cuanto a las estructuras de vínculo entre hijos y progenitores porque todavía no dispone de mecanismos simbólicos autónomos para entender que sucede.

Por eso queremos darle un nuevo enfoque a este periodo que permita el acceso a la separación, como una conquista suya y no como la aceptación más o menos resignada de una distancia impuesta. Los niños que no están preparados para esa separación, lo viven como una situación de abandono por parte de los progenitores en manos de un nuevo adulto desconocido. El llanto desesperado, triste y persistente durante 3 o 4 semanas, en muchas ocasiones se vive como el precio normal “hasta que se acostumbran”. Esta situación es muy displacentera y muy difícil de entender por su parte, causando un mal emocional difícil de subsanar.

Es necesario respetar el ritmo de cada niño y sus espacios y garantizar que las familías vivirán la iniciativa de la separación, como una muestra de confianza depositada en los progenitores por la fortaleza y fiabilidad de los vínculos. Es la família la que da el relevo del acompañamiento al espacio educativo, tras haber depositado su confianza en los nuevos adultos y el nuevo espacio, a su hijo.

Nuestra propuesta supone, el convencimiento que es curioso por naturaleza y su impulso es ampliar su territorio de relaciones y conocimientos. Si les ofrecemos una situación en la cual no sienta que se le empuja a alejarse, serán ellos mismos quiénes tomen la iniciativa.

Para nosotros el tiempo de acogida-separación, trascurre como un tiempo de conocimiento mútuo y de construcción de confianza necesaria entre família y escuela.

Se recomienda que venga el padre o la madre, pero también puede realizar este acompañamiento algún abuelo, abuela, hermanos, familiar… o cualquier adulto que sea conocido por el niño y le inspire y le de seguridad. Tal y como dice la Orden 21/2019, de 30 de abril, de la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, por la cual se regula la  titularidad pública. En el punto 1.14: criterios básicos para el proceso de adaptación y la acogida, dice literalmente “El objetivo es que la nina o el niño se sienta seguro, conocido y protegido en la escuela; para lo cual necesita que un familiar de referencia (padre, madre, abuelo, tía…) comparta con él, durante los primeros días, semanas o meses, el descubrimiento y la familiarización con el nuevo espacio, así como los primeros contactos de la relación de afecto y de seguridad que, poco a poco, se construirá con las educadores y demás personal de la escuela.

De esta manera no es forzado a la separación “abandono” de los progenitores hasta que él no dispone de referentes que le aseguran que no se enfrenta a ninguna amenaza. De este modo los llantos disminuyen mucho y mucho, además de no tener signos de angustia.

Todos sabemos que el aprendizaje es posible cuando hay un compromiso emocional aceptado con los significados del entorno donde se produce. En este sentido el niño precisa identificar el centro y las relaciones que se producen como resultado de una relación aceptada y segura.
Cada niño es diferente, y por lo tanto puede vivir este proceso de separación-acogida con una intensidad y unas reacciones muy diversas. Por lo tanto, este periodo es abierto y no tiene un final concreto.

En caso de que se alargara mucho se iniciaría un trabajo conjunto entre familia y educadoras para diseñar un plan de acogida y acompañamiento más individualizado. Por otro lado, hay situaciones en las cuales el niño vive esta separación-acogida de forma muy natural y en pocos días, los familiares pueden dejar de acompañarlo durante toda la franja escolar.

Creemos que incluso los que no pueden tener acompañamiento familiar durante la primera fase de la adaptación, se benefician de la presencia otras familias. Parece que es difícil que un niño se sienta seguro si observa en el ambiente un solo adulto y muchos más niños como él. Hay estudios que demuestran que la sensación es de inseguridad: no comprende quién lo cuidará si sólo hay un adulto, y enseguida perciben la posibilidad que varios niños necesitan este adulto al mismo tiempo. La presencia de más adultos al ambiente genera seguridad porque siente que puede ser atendido en cualquier momento; y de hecho, así es como lo vamos a hacer. Lo más importante es que los adultos que pueden quedarse durante la acogida, sienten que pueden acompañar otros niños (además de su propio hijo o hija) puesto que habrá muchos momentos que el suyo no los necesitará y que algún otro puede requerir el acompañamiento de un adulto.

FUNCIONES DE LAS FAMILIAS ACOMPAÑANTES

– Hay que estar sentados en el suelo en un espacio visible para el niño. El adulto no se mueve es el niño el que se desplaza si necesita vuestra presencia.
– Hay que poner las normas básicas junto con la educadora para garantizar el bienestar físico y afectivo de los demás. Estas son:

. Respetar el cuerpo de los otros niños.

. Respetar nuestro cuerpo.

. Respetar el material que hay en cada espacio.

ENTRADAS Y SALIDAS RELAJADAS

Para respetar el momento de encuentro con cada niño y para que sea una entrada con el menos estrés  posible (entendiendo que 112 familias entrando a la vez en un edificio crea una situación poco natural y caótica), damos la posibilidad, que la entrada de los niños acompañados de sus famílias tenga un margen horario que empieze a las 9.00h y que acabe a las 9:30h.

¿CÓMO LO HACEMOS?

Distribuimos a los niños en dos grupos:

  1. Los de nueva incorporación, tanto de un año como de 2 años.
  2. Los ya incorporados el curso escolar anterior.

1 AÑO

DEL 09 AL 13 DE SEPTIEMBRE 2019

Los de nueva incorporación entrarán de manera escalonada (entrada relajada), en dos grupos. Uno de 9 a 10:30 y el otro de 11 a 12:30. No coinciden los 2 grupos en ningún momento para establecer una mayor seguridad afectiva. Estarán presentes en el espacio como  máximo un hora y 30 minutos, siempre respetando su estado emocional, si no está preparado sugerimos a las familias que pueden irse hasta mañana. Los que entran a las 9 saldrán como muy tarde a las 10:30 de la mañana y los que entran a las 11 hasta las 12:30 horas.

GRUPOS A B
ENTRADA 9 11
SALIDA 10:30 12:30

DEL 16 AL 20 DE SETEMBRE 2019

Ampliamos el horario de permanencia al centro con 15 minutos, hasta  una hora y 45 minutos con una entrada relajada y escalonada con la misma franja horaria que la anterior. Tampoco coinciden los 2 grupos en ningún momento para establecer una mejor seguridad afectiva. Los que entran a las 9 salen como muy tarde a las 10:45 y los de las 11:15 a las 13 horas.

GRUPOS B A
ENTRADA 9 11:15
SALIDA 10:45 13

DEL 23 AL 30 DE SEPTIEMBRE 2019

Ampliamos el horario de permanencia en 45 minutos más con una entrada relajada en las mismas franjas  horarias. Esta semana al ser la última de septiembre coincidiran  1 hora los dos grupos. Con una franja horaria como máximo de 2 horas y media. Los que entran a las 9 salen como muy tarde a las 11:30 y los de las 10:30 hasta las 13 horas.

GRUPOS A B
ENTRADA 9 10:30
SALIDA 11:30 13

2 AÑOS

DEL 09 AL 17 DE SEPTIEMBRE 2019

Los ya incorporados y los de nueva incorporación con dos franjas horarias distribuidos en dos grupos, los cuales no coinciden. Unos de 9 hasta las 10:45 y los otros de 11:15 hasta las 13 horas, como máximo.

GRUPOS A B
ENTRADA 9 11:15
SALIDA 10:45 13

 DEL 18 AL 30 DE SEPTIEMBRE 2019

Los ya incorporados, que se quedan al comedor, una franja horaria de 9 a 13 y los de nueva incorporación más los que no se quedan al comedor otra franja horaria de 9 a 12:15 como máximo.

GRUPOS A (comedor) B (no comedor y nuevos)
ENTRADA 9-10 (entrada relajada) 9-10 (entrada relajada)
SALIDA 12:45- 13 (salida relajada) 11:45-12 (salidda relajada)

 OCTUBRE-MAYO

Los horarios son orientativos para tener una referencia temporal.
• 9-9:30 horas: entrada relajada y escalonada (para nuevos y ya incorporados).
• Juego libre

JUNIO
Los horarios son orientativos para tener una referencia temporal.
• 9-9:30 horas: entrada relajada y escalonada.

ORGANIZACIÓN PERSONAL

1 AÑO 4 educadoras más una educadora de apoyo (5 adultos)
2 AÑOS 3 educadoras más una educadora de apoyo más dirección (5 adultos)

¿PORQUE ES IMPORTANTE HACERLO ASÍ?

. Porque es un territorio de infancia y velamos por su bienestar físico y emocional consensuado por todos los integrantes del equipo educativo.
. Porque es el momento en que se establece una relación de confianza y empatia família-escuela.

. Porque proporciona a las educadoras y familias seguridad y confianza.
TENEMOS EN CUENTA

. A los niños: son los protagonistas de su acogida, respetando al máximo sus necesidades. Mostrar una actitud de cariño y confianza en sus posibilidades. Dejarlo que observe, manipule y explore libremente. Aceptarlo tal y cómo es. Respetar sus procesos evolutivos y madurativos (no avanzar ni anticipar).

. A las familias: participando activamente de este proceso, apoyando emocionalmente a sus hijos, confiando en sus posibilidades y colaborando en todo el proceso. Hay que aceptar su presencia dentro del espacio. Son especialmente importantes porque permite un distanciamiento gradual del niño de la figura de referencia a medida que va adquiriendo una mayor seguridad emocional y va construyendo los nuevos vínculos afectivos. Esta presencia acostumbra a ser poco común y no queremos que sea así en nuestro espacio, puesto que a veces genera tensiones y conflictos entre adultos.
. A las educadoras: con una intervención cada vez más trabajada, sin dejar nada a la espontaneidad. Tener preparado un ambiente propicio (materiales, espacios, actitudes, intervenciones…) para poder dar respuesta a las necesidades auténticas. Teniendo muy clara cual es nuestra actitud con los niños y familias; con los niños acompañándolos en su desarrollo y con las familias, informándolos y orientándolos, siempre con el apoyo del equipo educativo.
LAS NECESIDADES AUTÉNTICAS DE LA INFANCIA SON:
– Necesidades fisiológicas básicas.

– Necesidad de protección.

– Necesidad de exploración

– Necesidad de un entorno seguro con presencia de adultos disponibles.
– Necesidad de ambientes preparados.

– Necesidad de pertenecer y ser reconocido.

– Necesidad de ocupar el lugar adecuado en el sistema familiar.
– Necesidad de autonomía y tiempo.

– Necesidad de movimiento y juego.

– Necesidad de crear su propio Auto concepto.

PRINCIPIOS BÁSICOS

Las relaciones humanas desde una mirada amorosa.

Básicamente educar y vivir es sinónimo de relacionarse. Aprendemos y crecemos a través de las relaciones con los otros. Cuidar del desarrollo de un niño y acompañarlo en su proceso es sobre todo el resultado de tener cuidado de las relaciones desde el amor, con su familia, con los otros educadores, con sus iguales y principalmente con un mismo. Se trata de cultivar una actitud amorosa en las relaciones de tal manera que el ambiente que se crea permita vivir una serie de experiencias que facilitan la comprensión, el crecimiento y el aprendizaje.

La autonomía y la autorregulación.

La interacción con el entorno y con los otros parte de una necesidad interna de jugar, de descubrir, de convivir y de comunicarse. Los contextos educativos tienen que facilitar la autonomía y la posibilidad de regular los propios procesos motrices, emocionales, sociales y cognitivos.

El aprendizaje vivencial y activo

El aprendizaje que parte del propio organismo implica descubrir, tocar, sentir y explorar el entorno natural y social. Es a partir de esta vivencia cuando somos capaces de coger las relaciones más profundas de la realidad y edificar un pensamiento creativo.

 

 

El desarrollo de la percepción y la educación emocional

Los procesos educativos se articulan básicamente a través de las interacciones con los otros. La convivencia y el crecimiento humano se basan en la capacidad de percibir el propio estado y necesidades internas y las de los otros. El acompañamiento emocional de los niños requiere de un ambiente amoroso y de una actitud de escucha, de vínculo, de empatía y de no juicio por parte de los adultos disponibles.

Los ambientes preparados adecuados

El desarrollo y aprendizaje no es nunca un proceso lineal y colectivo, sino que sigue un ritmo interno e individual. Respetar los procesos individuales significa disponer los ambientes, los materiales y las condiciones para que cada niño construya  sus aprendizajes diferenciados.

PRINCIPIOS
. La ESCUELA es un ESPACIO de NIÑOS.

. Entendemos a cada cual como persona DIVERSA y respetamos la diversidad.

. El acompañamiento con respeto y cura, el DIÁLOGO AMABLE.
. La FORMACIÓN continuada del equipo docente y los espacios de formación abiertos a las familias.

. La OBSERVACIÓN, la documentación y la escucha para acercarnos al mundo de los niños. La relación niño-adulto a diferentes distancias.
. Un PROYECTO educativo DEMOCRÁTICO y PARTICIPATIVO.

. Respetamos las raíces y la IDENTIDAD de cada niño.

. ACOGEMOS a las personas que entran a formar parte del proyecto para que se puedan sentir parte.

. El respecto a la LIBERTAD de MOVIMIENTO ESPONTANEO y a la conquista de la autonomía.

. La importancia de ofrecer un entorno adecuado.

. Importancia de un acompañamiento emocional respectuoso.

. La atención de la calidad y el respeto por el ritmo de desarrollo individual de cada niño.

. El peligro de las intervenciones de estimulación que “fuerzan” el ritmo individual del niño.

. El valor de las actividades de la vida cotidiana:

– La comunicación verbal de todas las actuaciones que el adulto hace con el niño. El adulto pone palabras a todo lo que va haciendo el niño, le explica todo lo que ocurre en su entorno.

– La suavidad de los gestos, tacto, caricias. Movimientos suaves de balanceo, lejos de sacudirlo.

– La petición de la participación y la espera atenta de su colaboración, pidiéndole permiso, adecuándonos a su ritmo en todas las actividades cotidianas de alimentación, de higiene, de vestido, de sueño, de control de esfinteres, etc.

– El respeto por la intimidad del niño y los momentos de la no intervención del adulto.

Es necesario que los niños puedan reconocer sus emociones, expresarlas y sobre todo no categorizarlas. No hay emociones buenas ni malas, puesto que todas sirven para un proceso de autosuperación (sólo si nos sentimos tristes o insatisfechos, etc) podremos modificar la situación que nos hace estar así, avanzando en nuestros caminos. Si las podemos canalizar de forma constructiva, las emociones son un gran motor de crecimiento. Es muy importante para nosotros tener en cuenta los procesos emocionales por los cuales está pasando el niño.

Nuestra propuesta es que esta sensibilidad se integre dentro de todas las actividades del proyecto. La pròpia dinámica ya propicia el trabajo emocional del niño puesto que:

. No hay juicios de valor (eres malo/bueno, esto no se hace así, eres lento…)
. Los límites se trabajan desde el respeto y el acompañamiento.

. No hay ni castigos ni recompensas.

. Se respeta el ritmo de cada niño.

. Relacionarnos desde la aprobación fomenta la autoestima y el desarrollo propio y del otro. Todos los niños se tienen que sentir aceptados y respetados.
. Se trabaja la autoconfianza, la autoestima y la autodisciplina. Por eso es necesario que las actividades sean adecuadas a su nivel de desarrollo.

. El adulto interviene en los conflictos como moderador. Marca las pautas para que cada uno pueda expresar el que siente sin hacer uso de la violencia.
. El adulto NUNCA hace JUICIOS, pero si que interviene para que el niño pueda expresar lo que le gusta y el que no, y dando alternativas para no hacer uso de la violencia.

. Se fomenta la autoregulación del sueño, del hambre, del control de esfinteres, de la sed

. Se fomenta la responsabilidad y el orden.

. Siempre se trabaja desde la serenidad, la calma y la paz. Todo esto genera un espacio de seguridad emocional.

Damos mucha importancia a la participación, tanto de los padres como de la sociedad, solicitando su colaboración con objeto de trabajar coordinadamente.
RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS

La resolución de conflictos se entiende como una oportunidad que se le presenta al niño de experimentar y aprender a extraer conclusiones de sus dificultades y encontrar soluciones. Esto no quiere decir que los adultos cuando hay alguna agresión no hagamos nada. Nuestro rol consiste simplemente de garantizar la seguridad de todos/as.

Creemos que el acompañamiento del conflicto es muy importante. Es un acompañamiento desde el amor y el respeto, un refuerzo por todos los implicados en el conflicto. Les damos herramientas para que puedan solucionarlos sólos, encontrando una solución común.

Sobre todo, nos tenemos que dejar guiar por nuestra intuición y por aquello que pide el momento. Tenemos que estar muy cerca de ellos y anticiparnos, esto si actuando siempre desde el amor y el respeto, sin prejuicios.
En principio, un conflicto se resuelve por si mismo, sin necesidad de actuar los adultos a pesar de que nos mantenemos cerca para qué no se produzcan agresiones demasiado fuertes. Muchos problemas se resuelven por sí mismos. También depende de cómo vemos a cada niño. Si sentimos que está especialmente sensible, activo, tal vez intervendremos antes. Si se ha producido una agresión, acogemos al agresor y al agredido por igual. Intentamos no moralizar. Protegemos a aquel que se encuentra en desventaja, ofreciéndole opciones de expresar su sentir “no me gusta que…”.

CONFLICTOS FRECUENTES:

* Pulsión agresiva innata

* Por un objeto

* Para comunicarse

* Autoafirmarse/ marcar su territorio

* Defenderse

* Etapa del egocentrismo por excelencia

Los niños no son conscientes de hacer daño al otro. Si hacen, es porque en aquel momento no pueden hacerlo de otra manera. La agresión es un impulso no consciente y, por lo tanto, como adultos no podemos juzgarlo. El que necesitan en aquellos momentos es una pauta, un modelo a seguir, una norma para resolver los conflictos sin llegar a la agresión (alternativa).
Es decir, que el adulto se mueve en una doble acción de impedir y de acoger, de crear una relación afectiva, imprescindible para ayudar al niño, al mismo tiempo que muestra unos límites firmes.

Se trata de acompañarlos con mucho contacto, poniendo límite físico.
Un niño que provoca con frecuencia el conflicto es normalmente por una pulsión muy fuerte, por descubrir formas de comunicación y por una necesidad no cubierta.

Intentamos bloquear el objeto para abrir comunicación y contacto visual.
Cuando un niño quiere un objeto que tiene otro hay malestar, con lo cual les decimos que lo piden. No obligamos a los niños a compartir si no quieren. Normalmente no quieren un objeto porque lo tiene el otro niño, sino por la acción que se hace con aquel objeto, está en juego, se mueve, hay acción.
CONSIDERACIONES:
Observar:
Cuando se produce un conflicto, en ocasiones el adulto se acerca a la situación elaborando ya un discurso de aquello que ha pasado y, incluso a veces buscando una solución. Es importante respetar los silencios y acompañar desde la presencia dejándolos que sean ellos, los que lo solucionan.
Moderar: El adulto guia, no resuelve.

Respetar: Cualquier razón es buena y la gravedad que tenga cada cual, es la que tiene. Es fundamental la empatía (es normal que te sientas así)
Protección: Cuando el conflicto es un objeto, el adulto pondrá las manos sobre el mismo, bloqueándolo hasta que no sea motivo de conflicto.
Aceptación: Aceptar el conflicto como es. Sólo el protagonista sabe la gravedad del mismo.

Inmediatez: La resolución del conflicto tiene sentido en el momento que ha pasado. No se ha de alargar en el tiempo ni reabrirlo una vez se ha solucionado. Los niños viven el momento presente “ahora” y los conflictos son situaciones de aprendizaje.

Tiempo: Estas situaciones se han de acompañar desde la calma, sin prisas. Requieren miradas, silencios, que sientan que estamos allí para acompañarlos. Todas las demás cosas pueden esperar.

Propuestas

En los espacios de juego simbólico favorece tanto la manipulación de material estructurado como la manipulación sensorial con materiales poco estructurados, que les permite poner su propia necesidad y deseo en juego.

Las propuestas con material estructurado como construcciones, trenes, coches, material de aula, etc. les ofrece la posibilidad de aprendizajes más concretos para desarrollar la psicomotricidad fina, la concentración, la coordinación óculo-manual …

Los cuentos, las canciones y la música son materiales que utilizamos para relacionarnos emocionalmente con ellos, al tiempo que son una valiosa herramienta que favorece la comunicación verbal y el desarrollo del habla.

4. Alimentación

En la Escuela creemos que la alimentación es también una parte importante de los valores del centro. No ejercemos presión para que ellos comen, confiamos en su autorregulación y dejamos que conecten con su sensación de hambre o de saciedad.

5. Comunicación entre adultos

Además de las reuniones individuales con cada familia habrá colectivas, que son las reuniones que se llevarán a cabo con todas las familias y en las que se tratarán temas diversos relacionados con la educación de sus hijos / as, el día a día de la Escoleta, las necesidades puntuales, temas de organización, etc.

6. Calendario

El calendario se ha configurado en base al calendario fijado por el Departamento de Enseñanza de la Generalitat Valenciana, en concreto de la Dirección General de Centros y Personal Docente. Empezamos el lunes 10 de septiembre de 2018 y acabamos el jueves 20 de junio de 2019. Los primeros días de septiembre y los últimos de junio la Escoleta permanecerá cerrada para los niños, ya que son días destinados a preparar o recoger el espacio, preparar y / o cerrar el curso y hacer las pertinentes valoraciones.

7. Incorporación de nuevas familias

Cada curso se ofertarán las plazas necesarias para llegar a tener 13 niños en las aulas de 1-2 años y 20 para las de 2-3 años. Para la preinscripción y la admisión, deben cumplirse los requisitos dictaminados por la Consellería y entregar la solicitud en los plazos estipulados para ello. Se puntúa y se hace la baremación para ver quien entra directamente, el resto irá a un sorteo en el que se cubren las vacantes que faltan.